La construcción industrializada aumenta la vida útil de los edificios y reduce notablemente su impacto medioambiental

22/06/20
Comparte esta información

Así lo demuestra un estudio desarrollado por investigadores de UIC Barcelona en colaboración con la Asociación de Fabricantes de Viviendas Industrializadas

La construcción industrializada aumenta la vida útil de los edificios y reduce notablemente su impacto medioambiental
©TAAB6 Architecture Barcelona

Los sistemas de construcción industrializada permiten aumentar la vida útil de los edificios de viviendas y reducen significativamente su impacto medioambiental, tanto en el proceso constructivo como en su comportamiento energético posterior. Así lo demuestra un estudio desarrollado por los profesores de UIC Barcelona School of Architecture Ivan Llach Juny y Raquel Colacios Parra, en colaboración con la Asociación de Fabricantes de Viviendas Industrializadas de Hormigón en Altura (Vivialt), asociación integrada en la patronal del prefabricado de hormigón ANDECE.

El estudio establece una comparativa entre el sistema de construcción tradicional, fuertemente arraigado en España, y los nuevos sistemas industrializados de hormigón. Para ello, se toman como referencia dos edificios de viviendas tipo —uno lineal y otro en forma de torre— y se comparan aspectos económicos, medioambientales y sociales.

La investigación demuestra que los sistemas industrializados reducen el coste total de la operación en hasta un 20 %, ya que el tiempo de ejecución de la obra disminuye. La durabilidad de los elementos prefabricados en hormigón es otra de las características destacadas en el estudio, ya que permite aumentar la vida útil de los edificios y disminuye notablemente los gastos de mantenimiento y rehabilitación. A nivel estructural, este sistema ofrece ventajas relativas a la liberación de espacios interiores y una mejor respuesta técnica de las fachadas. Además, el modelo industrializado elimina prácticamente en su totalidad los residuos generados en el proceso constructivo y reduce asimismo las emisiones de CO2 y el consumo de energía. El estudio también constata una reducción de un 50 % de los riesgos laborales asociados a la construcción de un edificio tipo.   

“Es importante subrayar no solo el ahorro en costes por la reducción del tiempo de ejecución de las obras, sino el avance considerable que se da en temas tan importantes como el medioambiental y el social”, ha declarado Antonio Tovar, responsable de Vivialt.

“Después de analizar ambos sistemas, se ha demostrado que existen ventajas notables por las que creemos que el mercado de la construcción industrializada tiene aún mucho recorrido por delante. Creemos que este modelo debería ser una apuesta clara para el futuro de la construcción para edificios de viviendas en altura en nuestro país”, concluyen los profesores Llach y Colacios. 

Las conclusiones de este estudio se expondrán el próximo jueves, día 2 de julio, dentro del ciclo de seminarios web que está desarrollando Vivialt bajo el lema “Los jueves de la industrialización”.