Empresarios, administraciones y científicos consensuan un informe con 50 medidas para una transición socioeconómica sostenible y resiliente en Cataluña

15/06/20
Comparte esta información

Lorenzo Chelleri ejerce como director científico de la iniciativa, que también contempla medidas para la recuperación económica tras la crisis de la COVID-19

Empresarios, administraciones y científicos consensuan un informe con 50 medidas para una transición socioeconómica sostenible y resiliente en Cataluña
© Aitor Estévez

El profesor de UIC Barcelona School of Architecture, Lorenzo Chelleri, ha participado como director científico del informe “Propuestas para una transición socioeconómica sostenible y resiliente”. Se trata de una iniciativa impulsada conjuntamente por la Fundación Catalunya Europa, el BBVA, el Área Metropolitana de Barcelona y el Ayuntamiento de Barcelona.

El documento, difundido este fin de semana por La Vanguardia, integra 50 propuestas transformadoras para luchar contra las emergencias climática y sanitaria impulsadas desde el ámbito empresarial y las administraciones públicas. Entre esas medidas, se recogen mecanismos de aceleración de la transición hacia las energías renovables, cambios de licencias y códigos urbanísticos para crear puntos de recarga de vehículos eléctricos individuales, medidas de gestión descentralizada del agua y la creación de infraestructuras verdes para reducir el impacto de las olas de calor. 

“Se trata de dar respuesta a las emergencias actuales con estrategias sostenibles y transformadoras. Son propuestas que integran sectores y escalas territoriales, hacia un modelo de desarrollo y gestión urbana descentralizada, sostenible, de coproducción energética y de economía circular. La iniciativa alinea los retos pendientes derivados de la emergencia climática con medidas para la recuperación económica tras la crisis de la COVID-19”, afirma el profesor.

Las propuestas que recoge el informe han sido desarrolladas a partir de encuentros empresariales con expertos y científicos de todo el mundo a lo largo de dos años, en el marco del proyecto Re-City. Asimismo, el informe ha sido consensuado por la Generalitat de Catalunya y otras administraciones locales junto a representantes empresariales y sindicales.