Ferran Mascarell: «Comprender a fondo a la persona es una de las principales misiones»

01/06/12
Comparte esta información

El Honorable Conseller de Cultura de la Generalitat de Catalunya, Ferran Mascarell, apadrina la última promoción de la Licenciatura de Humanidades y la del Máster en Gestión Cultural de este curso. El acto de entrega de diplomas, al que asistieron cerca de un centenar de personas, tuvo lugar el 29 de mayo pasado, en el Aula Magna de la UIC

Ferran Mascarell: «Comprender a fondo a la persona es una de las principales misiones»

Gracias a los cerca de treinta alumnos del Máster Universitario en Gestión Cultural, procedentes de dieciocho nacionalidades distintas, el acto tuvo un carácter muy internacional. Enrique Banús, director del máster, les dirigió unas palabras en inglés, y remarcó la importancia de la cultura, que —decía— “puede cambiar el mundo”. “Es verdad que no es barata, pero más cierto es aún que la ‘no cultura’ es mucho más cara”. Por ello, Banús les remarcó que hay que ser creativos, brillantes —capaces de comunicar las ideas— y, sobre todo, humanos: “si sois creativos, brillantes y humanos, entonces seréis accesibles”.

El aspecto humano y de búsqueda de la verdad estuvo presente en los diferentes discursos del acto. Así, por ejemplo, Montse Artés, representante de los estudiantes de Humanidades, destacó que estos estudios “aportan la expresión del anhelo que movió a los grandes personajes de la historia, que buscaban la verdad y la belleza. Las Humanidades –aseguraba Artés– nos han dado una gran flexibilidad a la hora de resolver los problemas que tenemos por delante”. Fue en este sentido que la decana de la Facultad, Teresa Vallès, destacó que “las Humanidades no deben evitar estar al servicio de la verdad, aunque algunas veces parezca una utopía y pueda implicar ir a contracorriente”.

Por su parte, Ferran Mascarell agradeció a la UIC y a los estudiantes que tenía delante que “apuesten por las Humanidades, ya que es una disciplina muy importante para todos nosotros”. “Ciertamente —continuaba el consejero— comprender a fondo la persona es una de las misiones fundamentales que tenemos hoy. Si las Humanidades no ponen sobre la mesa esta tarea, nadie lo hará”.

Durante su discurso, el conseller de Cultura habló tanto de la cultura como de las humanidades, los únicos elementos capaces “de responder a los grandes interrogantes humanos —de donde venimos, dónde vamos—, y que nos permiten avanzar dignamente”. No obstante, se da un hecho paradójico cuando “eso que es fundamental, a menudo ocupa un lugar demasiado secundario en nuestra sociedad”, por lo que animó a sus apadrinados a sorprender a la sociedad con su exigencia: “Probablemente sois la generación más bien formada de la historia del planeta, pero también vivís con unos valores llamados ‘líquidos’, que hay que llenar”.

Finalmente, Mascarell destacó la importancia de la cultura, “que es mucho más que una subvención, es una inversión que hay que dar a conocer. Sin cultura y humanismo –terminaba diciendo– el relato de nuestros países será enormemente complicado”.