Joan Chirivella: “Mi implicación en el Skype Project me permitió ir a Estados Unidos”

10/12/18
Comparte esta información

Joan es alumno de segundo del grado bilingüe en Educación Infantil y Primaria. El primer año en UIC Barcelona se apuntó al Skype Project, una actividad que busca fomentar la fluidez de los alumnos hablando inglés mediante intercambios lingüísticos con estudiantes norteamericanos. Meses después de empezar el proyecto, Joan viajaba a los Estados Unidos a conocer a su compañera de conversación. 

¿Por qué te apuntaste al proyecto?
En primero de grado nos ofrecieron una actividad más significativa que una exposición oral y era participar en un proyecto de Skype para intercambiar opiniones con alumnos de otras universidades. 

¿De qué universidades?
Del Bryn Mawr College y del Haverford College, de Pensilvania.

¿Cuál era la dinámica de esta actividad?
Cada semana se realizaba una sesión de Skype. Normalmente, la hacía los fines de semana, el domingo, y consistía en hablar los primeros 20 minutos en inglés y otros 20 minutos en castellano. 

¿Y qué temas se trataban en las sesiones de Skype?
Al principio, la profesora nos dio una lista con los temas que teníamos que tratar con el estudiante americano. Los primeros días hablábamos de nuestras familias, de temas de nuestras vidas, de cómo aprovechábamos el tiempo libre… Y también de cultura e historia, como de la Guerra Civil Española. Después, teníamos que enviar evidencias de aquello que aprendíamos. 

¿Evidencias de qué tipo?
Del tipo hacer un resumen de la conversación y explicar qué aspectos nos habían llamado más la atención. 

¿Notaste el cambio tras las sesiones?
Sí, gané fluidez a la hora de hablar inglés. 

Tú diste un paso más allá de la propia actividad y decidiste viajar a los Estados Unidos para conocer a tu compañera. ¿Cómo surgió la idea?
En teoría, las sesiones de Skype solo se hacían un semestre, aunque la materia era anual, pero como tenía intención de irme fuera, continuamos las conversaciones por tal de estrechar nuestra relación. Creo que fue mi implicación en el proyecto lo que me permitió ir a Estados Unidos.

Y descubriste una vida universitaria muy diferente…
Me sorprendió cómo vivían los alumnos en el campus, porque tienen la oportunidad de compartir la vida, el día a día, no solo en el aula. Todos residían en el campus y eran como una segunda familia. 

¿Mantienes el contacto con la chica con la que hacías el intercambio lingüístico?
A pesar de que no es obligatorio este año, continúo realizando el proyecto. Le dedicaré una hora a la semana durante todo el curso y, si todo va bien, queremos volver a hacer intercambio. 

¿Y por qué crees que los alumnos de primero deberían apuntarse al Skype Project?
Principalmente, porque conoces una nueva cultura, una nueva forma de vida. Y en esta era en la que vivimos, podemos realizar cosas magníficas, como el contacto con otra persona, y los resultados te dan beneficios.