La dependencia, a debate

03/06/16
Comparte esta información

Un centenar de profesionales del sector sanitario y asistencial participaron el miércoles en el seminario “Dependencia, familia y sociedad”, organizado por el Instituto de Estudios Superiores de la Familia de UIC Barcelona con el respaldo del Aula de Políticas Familiares Joaquim Molins Figueras. El seminario abordó los grandes retos de nuestro estado del bienestar y la situación del envejecimiento demográfico.

El acto de inauguración contó con Francesc Iglesies, secretario de Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat de Catalunya, quien afirmó que la atención de la dependencia no es solo residencial y que las verdaderas políticas sociales deben centrarse en las personas y en las familias. “El 10 % de la población consume el 40 % de los recursos sanitarios y tenemos que trabajar conjuntamente para integrar la atención socio-sanitaria de estas personas”, comentó.  Por su parte, Belén Zárate, vicerrectora de Comunidad Universitaria, recordó que la familia es la que aporta el 80 % del cuidado y que, por ello, es preciso hacer más visible su papel e importancia social. Montserrat Gas, directora del Instituto de Estudios Superiores de la Familia,  contextualizó el seminario dentro de las actividades del Aula y animó a los asistentes a aprovechar la jornada y a intercambiar experiencias.

El bloque de conferencias de la mañana se centró en el envejecimiento poblacional y los dilemas presupuestarios y de cuidado consiguientes. Jeroen Spijker, investigador Ramón y Cajal del Centro de Estudios Demográficos, abordó una nueva realidad: los centenarios. Según las previsiones que presentó Spijker, el número de centenarios en España pasará de 14.000 (2015) a 170.000 (2050). “Sin embargo, lo más importante no son los años que tienes, sino los que te quedan de vida y en qué condiciones estás para vivirlos”, afirmó.

Por su parte, y desde la perspectiva sanitaria, el Dr. Sebastià Santaeugènia, jefe del servicio de Geriatría y Cuidados Paliativos de Badalona Serveis Assistencials, señaló la importancia de la transición epidemiológica en la dependencia, sus implicaciones, y los cambios en los patrones de morbilidad y discapacidad. Este experto destacó que se ha pasado de una situación en la que las enfermedades agudas habitualmente infecciosas eran la primera causa de muerte a una situación muy distinta, en la que el cáncer y las enfermedades cardiovasculares son las causas de muerte más comunes. En un informe de la Organización Mundial de la Salud realizado en el año 2005 ya se vaticinó que  el 60 % de las muertes que se producían en el mundo eran consecuencia de enfermedades crónicas. Por otra parte, las altas tasas de obesidad infantil pueden cambiar el paradigma de la esperanza de vida.

Desde el punto de vista económico, y analizando la situación del estado del bienestar, Concepció Patxot, profesora titular de Teoría Económica de Universidad de Barcelona, presentó un estudio europeo realizado a raíz del análisis de las balanzas de pago de los países. Destacó la necesidad de equilibrar el gasto público entre ancianos y niños y subrayó la ineficiencia a largo plazo de este desequilibrio. “En la mayoría de los países los ancianos  consumen la mayoría de los recursos públicos y olvidamos a los niños que serán la población activa del futuro”.

Rafael Sánchez-Ostiz, geriatra y director de IDEA, red de servicios de atención a la tercera edad en el entorno asistencial, presentó un índice de calidad residencial a partir de 34 indicadores recogidos en una publicación elaborada en colaboración con el Instituto Cultura y Sociedad de la Universidad de Navarra.

Tras las conferencias, se sucedieron las mesas redondas. La primera mesa redonda, moderada por Lluís Viguera, director gerente de la Fundació Finestrelles, tuvo como hilo conductor las nuevas formas de vivir y ser atendido en casa. Neus Méndez, cuidadora experta del Programa Cuidador Expert Catalunya, presentó su experiencia como cuidadora experta y leyó un decálogo elaborado por el equipo de cuidadores que coordina, que incluía puntos como: cuidarse para cuidar, establecer una comunicación eficaz con el paciente, pedir ayuda y expresarse. Por su parte, Esther Sarquella, educadora social y miembro del Plan Interdepartamental de Atención e Interacción Social y Sanitaria  de la Generalitat de Catalunya (PIAISS), enfatizó la necesidad de una mirada integrada en esta realidad que incluya la sinergia  entre todos los agentes: estado, familia y entorno socio-sanitario. Por otro lado, Sergi García, psicólogo de la Fundació Pere Tarrés, presentó el programa de cuidadores no profesionales y los veinte grupos de apoyo anuales impulsados por esta institución. García destacó el gran peso que recae sobre el cuidador principal, la falta de apoyo institucional, y también la falta de apoyo familiar.

La segunda mesa redonda del seminario, bajo el lema “Los centros residenciales del futuro”, moderada por Francesc Ortiz, presidente de Icària Iniciatives Socials, abordó tres conceptos residenciales innovadores y diferentes. Se habló de la Residencia y Centro de día Feixa Llarga, que coordina el trabajo entre residencias geriátricas y centros de asistencia primaria. Este sistema ha ahorrado ya un 75 % de las derivaciones a urgencias. En palabras del Dr. Jesús Alburquerque, coordinador médico del centro, una de las prioridades de los centros residenciales debe ser la atención al final de vida, de manera que cada vez más residentes mueran en la residencia en vez de en el hospital. En este sentido,  Mariona Rustullet, directora técnica de SUMAR,  empresa pública de acción social integrada en una amplia red de centros residenciales, expuso un programa piloto, “Tú decides”, basado en  los intereses y preferencias de las personas residentes que tienen derecho a mantener sus hábitos y evitar así una fractura institucional mayor que la que ya supone pasar de su casa a una residencia. “En nuestra residencia pueden escoger la hora de levantarse, hay asambleas semanales donde deciden aspectos de la vida diaria de la residencia, los profesionales no van con uniforme y cada usuario cuenta con una persona de referencia. Finalmente, Vicente Botella, presidente de UPIMIR (Unión de Pequeñas y Medianas Residencias), se adentró en la residencia del futuro como un centro social, no sustitutoria del hogar, pero donde el usuario debe decidir cada vez más.

Este seminario se ha planteado como una actividad de formación en políticas familiares respaldada por el Aula de Políticas Familiares Joaquim Molins Figueras, en continuidad con ediciones anteriores: el Seminario de evaluación de políticas públicas de familia (20 de mayo de 2014) y la Jornada Familia y Dependencia (2 de octubre de 2015).

Los objetivos del Aula Joaquim Molins Figueras en lo que respecta a la línea de la dependencia son aumentar el grado de conocimiento del contexto general, demográfico, epidemiológico y socioeconómico en el que se evidenciarán las necesidades de atención de las personas, con especial atención al entorno familiar y a los cuidadores; fomentar una mayor corresponsabilidad y sinergia entre las familias y los servicios sociales y sanitarios; contribuir a incrementar el conocimiento sobre las mejores formas de promocionar la salud y el bienestar y la calidad de vida de las personas y de sus familias; promover el conocimiento necesario de las familias para facilitar una utilización óptima de los recursos sociales y sanitarios disponibles; ilustrar las mejores prácticas para asegurar una respuesta adecuada, personalizada y adaptada a las necesidades de las personas y de las familias que mejore de modo continuo la calidad y efectividad del servicio ofrecido, y promocionar el desarrollo de una nueva mentalidad general, que reconozca que las personas deben ser agentes de cambio y protagonistas de su propia vida, con el imprescindible apoyo de su entorno familiar y comunitario para las personas en situación de dependencia o discapacidad.

En el seminario han colaborado el PIAISS, UPIMIR y la mesa de Entidades del Tercer Sector Social de Catalunya.