Rafael Navarro-Valls, presidente de las Academias Jurídicas y Sociales de Iberoamérica, apadrina la graduación de la Facultad de Derecho

26/05/17
Comparte esta información

Rafael Navarro-Valls, catedrático y presidente de las Academias Jurídicas y Sociales de Iberoamérica, apadrinó la graduación de los alumnos de grado y máster de la Facultad de Derecho.

El Aula Magna de UIC Barcelona acogió el pasado 19 de mayo la graduación de los alumnos de la Facultad de Derecho. Durante su discurso, Rafael Navarro-Valls habló sobre la deontología jurídica y la enseñanza del derecho.

Tras unas palabras de bienvenida de la decana, María Fernández Arrojo, tomó la palabra la vicedecana, Maria Mut. Mut se dirigió a los alumnos y les insistió en que la Facultad permanecerá “siempre a vuestro lado celebrando vuestros éxitos, que son también los nuestros”.

El padrino habló de la tarea y responsabilidad del profesor universitario. “Descubrir a los alumnos la bondad y belleza de todo lo que ignoran requiere estudio, capacidad de transmitir, búsqueda de ejemplos, en una palabra: esfuerzo. Algo similar a lo que decían nuestros viejos maestros de la labor jurisprudencial y doctrinal de interpretar las leyes: «saber sacar del bloque de mármol la escultura que en él dormita», afirmó.  A lo largo de su discurso, Navarro-Valls desarrolló con cierta ironía alguna de las situaciones y maneras de hacer de profesores y alumnos universitarios. En concreto, destacó de la tarea del docente en materia jurídica que en el derecho: “conviene tener especialmente presente que, muchas veces, el verdadero conocimiento no significa tanto hacer aprender una montaña de datos legales cuanto enseñar dónde pueden encontrarse”.

Tras las palabras del padrino y la entrega de diplomas, los representantes de los estudiantes de grado y de máster se dirigieron a los presentes con discursos que querían ser un recuerdo de los años vividos en UIC Barcelona.

Finalmente, María Fernández Arrojo, decana de la Facultad de Derecho, agradeció al padrino su participación en el acto y felicitó a los nuevos graduados que empiezan una nueva etapa ahora como profesionales y como nuevos alumni UIC Barcelona.

El acto terminó con el tradicional canto del Gaudeamus Igitur