El rebranding de Fujifilm, Espinaler y el Tibidabo, protagonista del III Simposio de Publicidad

22/02/18
Comparte esta información

Alumnos y profesores descubren cómo se adaptan marcas centenarias a las necesidades y gustos del mercado y de sus clientes.

¿Cómo se adapta un icono de la fotografía analógica a la era digital? ¿Y, una marca de vermuts que ha acompañado a generaciones, o un parque de atracciones con más de 100 años de historia?

El reposicionamiento de marca o rebranding, por su terminología en inglés, ha sido la clave del éxito en los casos de Fujifilm, Espinaler y el Parque de Atracciones Tibidabo. Tres historias de adaptación al mercado, a los nuevos gustos y necesidades por tal de conservar su esencia: dar un servicio de calidad al cliente. Tres casos que se abordaron el pasado 15 de febrero en el III Simposio de Publicidad: Brand Reloading.

El acto, organizado por la Facultad de Ciencias de la Comunicación, contó con la presencia de cuatro invitados que representaban a cada una de las marcas.

El primer ponente que abrió el Simposio fue el director de producto de Fujifilm, Daniel Pérez. Tras hacer un repaso a la historia de la compañía nipona, explicó a los alumnos cómo se había adaptado el carrete al mundo digital. Pérez reconoció que “la diversificación de productos y la innovación tecnológica han sido clave para no caer en la crisis” y como la multinacional ha tratado de escuchar al cliente buscando la innovación conjunta. “Para Fujifilm, la transformación y la revolución han supuesto una segunda fundación de la compañía”, sostuvo. 

El fundador i consultor de Verdelimón, Àlex Torrens, fue el segundo ponente, encargado de llevar hasta el Aula Magna el caso de los vermuts Espinaler. Desde la compañía trabajaron en el restyling de todo un clásico. “Espinaler pasó de ser una marca en fase de maduración a ser una marca con una buena consolidación”, aseguró. Además, Torrens señaló la importancia de crear una biblia de la marca y compartió con alumnos y profesores la evolución y modernización de la mítica espina de su logotipo.

Por último, la jefa de Marketing, Comercial y Atención al Cliente del Tibidabo, Noemí Bellmonte, y la jefa de Recursos Humanos, Calidad y Medio Ambiente, Vicky Álvarez, fueron las encargadas de cerrar el Simposio y compartieron su experiencia laboral. 

Así, Bellmonte explicó la importancia de conectar las visitas al parque con el atractivo de la ciudad de Barcelona, de potenciar su historia centenaria, de ser un referente de diversión tanto para pequeños como para mayores y promocionar sus novedades tecnológicas. 

Compartió una de las campañas centrada en la mítica noria, icono del skyline de la capital catalana. Asimismo, analizó la evolución de las últimas campañas del parque en la que los protagonistas fueron los propios clientes que compartían imágenes en sus redes sociales. “El 2016 fue una campaña hecha por nuestros clientes”, afirmó.

En definitiva, tres marcas que han sabido adaptarse a las necesidades de los clientes y a las nuevas corrientes sin por ello perder su esencia. Una evolución de empresa y de marca que más tarde se compartió en el vermut que se ofreció, gentileza de Espinaler.