Pasar más de dos horas al día frente a una pantalla provoca que los niños duerman menos

23/07/20
Comparte esta información

Así lo muestra un estudio liderado por UIC Barcelona que analiza el vínculo entre el uso de pantallas y las horas de sueño en la población infantil

Pasar más de dos horas al día frente a una pantalla provoca que los niños duerman menos
Uno de cada cuatro niños españoles que pasa más de dos horas diarias frente a la pantalla duerme menos horas de las recomendadas por los especialistas, según un estudio liderado por el Dr. José M. Martínez Sánchez, la Dra. Cristina Lidón-Moyano y Àurea Cartanyà-Hueso, miembros del grupo de investigación sobre Determinantes de Salud y Políticas Sanitarias de UIC Barcelona.
 
El estudio, titulado “Association of screen time and sleep duration among Spanish 1-14 years old children”, es el primero de estas características que se lleva a cabo en España con una muestra representativa y ha sido publicado recientemente en la revista Paediatric and Perinatal Epidemiology. El equipo de investigadores ha llevado a cabo este informe ante el incremento considerable del uso de pantallas durante la última década y la creencia científica de sus posibles consecuencias negativas en aspectos como el sueño. 
 
Tras analizar a más de 5.500 niños de entre 1 y 14 años, los datos obtenidos en el estudio señalan que un 44,3 % de los niños pasa más de dos horas al día ante una pantalla durante su tiempo libre y, de estos, un 23,6 % duerme poco. A medida que aumenta la edad, el porcentaje de menores que usa pantallas durante tres horas diarias es cada vez mayor. En este sentido, Àurea Cartanyà-Hueso, primera autora del estudio, explica que “el grupo de edad que más las utiliza es el comprendido entre 12 y 14 años, seguido de la franja de edad de 6 a 11 años, aunque estas cifras disminuyen cuando la familia tiene mayor formación y recursos”.
 
Asimismo, los investigadores muestran que un tiempo insuficiente de sueño está directamente relacionado con un aumento del riesgo de obesidad, con una regulación emocional reducida, con la calidad de vida y con los resultados académicos.