Salvador Vidal: «Vuestra profesión es un servicio a la sociedad y depende de vosotros que influyáis en sentido positivo o negativo»

13/06/15
Comparte esta información

Este miércoles, en el Aula Magna de UIC Barcelona, ​​tuvo lugar la graduación de los alumnos del Grado en Educación Primaria y del doble Grado en Primaria e Infantil. El padrino de la promoción fue el profesor de la misma universidad Salvador Vidal que, “a ritmo” de los números del uno al diez, habló de la importancia de la educación como servicio a los demás.

Salvador Vidal: «Vuestra profesión es un servicio a la sociedad y depende de vosotros que influyáis en sentido positivo o negativo»

El profesor Vidal, experto en la didáctica de las Matemáticas, comenzó su discurso mostrando una “actitud de afectividad hacia los números y, de rebote, –como decía a los nuevos graduados– daros unos consejos en vuestra futura profesión de maestro”. Así, repasó las virtudes que debe tener el buen educador, teniendo en cuenta, entre otros puntos, que es una tarea de muchos protagonistas y que hay que ser muy constantes: “El triángulo educativo familia, escuela y niño –aseguró– requiere mucha constancia; no es fácil, pero la educación es cosa de todos y tiene que haber una buena comunicación”.

Durante su discurso –que hizo saltar más de una sonrisa–, el padrino alentar a los alumnos a pensar en su profesión como un verdadero servicio a la sociedad: “Depende de vosotros que influyáis en sentido positivo o negativo”, afirmó.

Por otra parte, Vidal recordó que “todo maestro debe tener un ‘toque’ de creatividad y hay que trabajar la imaginación y no perder nunca de vista la lectura y estar al día de nuevas propuestas”; en esta línea animó a los antiguos alumnos a seguir en contacto con la universidad a través de Alumni y de todas las posibilidades formativas que ofrece.

Finalmente, Enric Vidal, decano de la Facultad de Educación, se dirigió a los nuevos graduados animándolos a que busquen ser buenos profesionales: “No basta con tener mucha ilusión, unas lucecitas y unas cuantas emociones –dijo–; hay que ser auténtico profesional y saber poner la dosis correcta de arte y de ciencia en cada decisión”. “El sistema educativo –siguió más adelante– necesita profesionales de educación convencidos de su papel, convencidos de lo que están haciendo. En sintonía con las familias, tejiendo una sociedad educadora”.

El profesor Vidal se refirió al trato personal, hecho diferencial de la Facultad de Educación de UIC Barcelona: “Con tiza y pizarra o con tablet y proyector, apostad siempre por la única tecnología que no cambia: la de saber descubrir un futuro mejor mirando a los ojos de vuestros alumnos”.