Los alumnos de Medicina acaban el curso con las prácticas realizadas y los objetivos docentes cumplidos

26/06/20
Comparte esta información

Gracias a una herramienta pionera de simulación clínica, los estudiantes de sexto han podido llevar a cabo de forma virtual la Evaluación Clínica Objetiva Estructurada (ECOE), una prueba oficial indispensable para la evaluación final

Los alumnos de Medicina acaban el curso con las prácticas realizadas y los objetivos docentes cumplidos
Los estudiantes del Grado en Medicina de UIC Barcelona han llegado al final del curso 2019-2020 con las prácticas realizadas y los objetivos docentes cumplidos, a pesar de la crisis generada por la COVID-19, que ha obligado al cierre de escuelas y universidades y a seguir los estudios por vía telemática.
 
Gracias a una herramienta pionera de simulación clínica, desarrollada por la Fundación Prácticum, los alumnos de sexto curso han podido llevar a cabo de forma virtual la Evaluación Clínica Objetiva Estructurada (ECOE), una prueba oficial imprescindible para la evaluación final. 
La pandemia obligó a modificar la prueba, que se realiza de forma presencial con la intervención de actores entrenados, y se sustituyó por una prueba de casos virtuales en línea, elaborada en el marco de un proyecto de innovación común entre varias facultades de Medicina de España y la Conferencia Estatal de Decanos de Medicina.
  
El examen consistió en cinco estaciones con diferentes situaciones clínicas presentadas a través de audios, vídeos y preguntas. A continuación, el alumno debía resolver diez casos clínicos mediante el instrumento de simulación Practicum Script, cedido por la Fundación Practicum. Además, los estudiantes del último curso han podido complementar las prácticas que realizaron a principio de curso con actividades de voluntariado y soporte clínico muy activo en centros sanitarios. De este modo, se ha cubierto la doble misión de dar ayuda en la crisis de la COVID-19 y seguir con su aprendizaje. 
 
Por su parte, los alumnos de otros cursos que también han visto suspendidas parte de sus prácticas, se han implicado en distintos voluntariados clínicos durante el confinamiento. Todos ellos han podido realizar actividades, talleres y seminarios en línea, en los que han trabajado la entrevista clínica, el manejo de fármacos en Atención Primaria y la actuación frente a síntomas generales inespecíficos, la gestión de las emociones y la inteligencia de valores.