Seleccionados tres proyectos de investigación sobre la COVID-19. Campaña de micromecenazgo #NingunTalentoSinFuturo

10/07/20
Comparte esta información

En el marco de la campaña lanzada por la Universidad #NingunTalentoSinFuturo se ha abierto una convocatoria interna de proyectos de investigación desde el Vicerrectorado de Investigación, Innovación y Transferencia de Conocimiento de UIC Barcelona para dar respuesta a iniciativas que tienen como objetivo combatir la COVID-19 de forma interdisciplinaria.

Seleccionados tres proyectos de investigación sobre la COVID-19. Campaña de micromecenazgo #NingunTalentoSinFuturo
El objetivo de la convocatoria interna consistía en seleccionar un máximo de tres proyectos diferentes —de entre todas las propuestas presentadas por los grupos de investigación de la Universidad—, relacionados con la investigación sobre la COVID-19 y sus implicaciones en cualquier ámbito del conocimiento.
 
Las tres propuestas han sido seleccionadas por el Vicerrectorado de Investigación, Innovación y Transferencia de Conocimiento (VRIT) en función de su impacto social y se ha tenido en cuenta la diversidad de temáticas y los perfiles de cada uno de los grupos de investigación. Las tres propuestas seleccionadas entran ahora en un proceso de financiación por mecenazgo impulsado por la Dirección de Desarrollo Corporativo de UIC Barcelona.
 
Cada uno de los grupos de investigación de la Universidad ha tenido la posibilidad de presentarse con un único proyecto relacionado directamente con la crisis originada por la COVID-19. El VRIT reconoce la tarea desarrollada por las propuestas seleccionadas como proyecto de investigación competitivo externo.
 
Aparte del impacto social de la propuesta, también se ha valorado positivamente la presentación de proyectos en los cuales participan más de un grupo de investigación de la Universidad; su interdisciplinariedad y la participación de alumnos. La campaña está cofinanciada por fondo FEDER.
 
Los tres proyectos seleccionados son los siguientes:
 
  • Balcones adicionales: recuperar la vida exterior en el hogar
 
Fotografía: Archikubik ©Adrià Goula
 
Los espacios intermedios de las viviendas, conocidos como balcones, mejoran la calidad de vida de las personas al abrir las casas al mundo exterior y conectar a los habitantes con la luz y la ventilación de las zonas verdes.
 
En los últimos años, sin embargo, el crecimiento masivo de las ciudades y los cambios socioeconómicos han provocado que balcones y terrazas hayan perdido valor. Un valor que hoy se reivindica más que nunca tras la crisis de la COVID-19 y cuestiona la necesidad de repensar las viviendas en términos de calidad y de habitabilidad.
 
Con este proyecto, liderado por los investigadores Dr. Vicenç Sarrablo y Dra. Isabel Villanueva, se propone una solución técnica que permita producir y transportar de una forma más económica estos umbrales a la vida exterior. El proyecto se ha desarrollado con materiales sostenibles para poder agregar los balcones a los edificios de forma orgánica y adaptada a cada entorno urbano.
 
Mejorar las condiciones de la vivienda es una de las líneas prioritarias en las iniciativas internacionales de rehabilitación de zonas ya urbanizadas que guiarán el mercado inmobiliario de los próximos años. Nuestros balcones no solo proponen una solución técnica innovadora, sino que lo hacen de una forma orgánica, estética y eficiente, adaptada a las necesidades de cada comunidad.
 
  • Los cambios en la gestión de la cultura en Cataluña post-COVID-19. De la presencialidad a la virtualidad

La COVID-19 ha tenido un fuerte impacto en el sector cultural. A pesar de los evidentes efectos negativos, hay que destacar aspectos positivos como son, entre otros, la aplicación de nuevas formas de gestionar la cultura, especialmente el paso de la presencialidad a la virtualidad. ¿Vamos hacia un cambio de paradigma en la gestión de la cultura? El proyecto CULTURA POST-COVID-19, impulsado por los investigadores Dra. Judith Urbano, Dra. Marta Crispí y Dr. Miquel Bastons, analizará las estrategias y las buenas prácticas llevadas a cabo por las instituciones culturales durante el confinamiento para mantener y aumentar el público y, a la vez, apuntará el perfil de los nuevos modelos de gestión que se derivan de los cambios producidos en el consumo cultural.
 
Los objetivos son: 
  • Identificar cuáles son los factores de cambio en la gestión de la cultura y su consumo.
  • Identificar los nuevos modelos de gestión desarrollados para superar los retos planteados por la nueva situación.
  • Determinar las nuevas estrategias para la gestión de la cultura y el diseño de políticas culturales.


  • Nuevas barreras a la COVID-19: tratamiento para reducir contagios 
 
 ©RAEng Publications - Pixabay
 
La llegada de la COVID-19 nos ha sorprendido a todos, incluidos los sectores de investigación. Un virus del que se conoce muy poco y que no ha permitido a la sociedad tomar medidas a tiempo. El mundo entra ahora en un momento en el que se necesita conocer en profundidad todas las características del virus para poder encontrar el modo de combatirlo adecuadamente.
 
Si se añade a esa falta de evidencia científica contrastada la poca experiencia de la población en este tipo de situaciones, existe el riesgo de que se empiecen a extender bulos que en realidad son perjudiciales para la salud y no tienen impacto en la prevención de contagio. Uno de estos bulos es que fumar reduce las posibilidades de contagio o que, directamente, elimina al virus. Por ello, el grupo de investigadores liderado por el Dr. Josep Clotet y el Dr. José M. Martínez quiere señalar este bulo como falso al demostrar que lo que reduce el riesgo de contagio es una sustancia muy concreta: la nicotina.
 
La forma en que el virus entra en el organismo es a través de la proteína ACE2, presente en la boca y en los epitelios del pulmón en un número muy variable en función de cada paciente. Actualmente, la única solución para poner barreras a la entrada del virus es el uso de mascarilla y mantener la distancia social. Sin embargo, un objetivo prioritario en la lucha contra esta pandemia es encontrar una sustancia que pueda reducir la presencia de la proteína ACE2 en el cuerpo para minimizar, de esta forma, las vías de entrada del virus de la COVID-19 en el organismo. Una de estas sustancias podría ser la nicotina. Este proyecto de investigación, además, tendría un impacto inmediato en la prevención de contagios en profesionales sanitarios y personal de residencias y geriátricos, al permitir identificar aquellas personas más sensibles (que en su saliva tenga una mayor cantidad de proteína ACE2) y darles mayor protección mediante un tratamiento con dosis farmacológicas de nicotina.