«Tenemos que dejar de pensar que la cultura es un bien superfluo y convencernos, en cambio, de que nos alimenta»

22/04/16
Comparte esta información

Con estas palabras, Carme Tierz, periodista cultural, directora de la revista Entreacte, habló de la importancia que tiene el fomento de la cultura entre públicos muy variados. Fue en la II Jornada #MésCulturaUIC: nuevas audiencias en el teatro, la música y el cine, organizada conjuntamente por las facultades de Humanidades y de Ciencias de la Comunicación de UIC Barcelona.

«Tenemos que dejar de pensar que la cultura es un bien superfluo y convencernos, en cambio, de que nos alimenta»

Organizada en formato de tres mesas redondas diferentes –sobre teatro, cine y música–, personalidades del mundo cultural hablaron sobre la situación de las audiencias en un momento en que la crítica situación económica y las nuevas tecnologías hacen cada vez más difícil atraer público a las salas.

Así, el director de cine, ganador del Premio Gaudí a la Mejor Película de 2016, Sergi Pérez, y la actriz de doblaje Merced Montalà fueron los ponentes de la primera mesa redonda sobre cine, moderada por la guionista y profesora de la Facultad de Ciencias de la Comunicación Laura Pousa. Montalà también participó en la segunda mesa redonda sobre teatro, acompañada de la periodista Carme Tierz y moderada por la profesora del Máster en Gestión Cultural de nuestra universidad, Cristina Calvet, abogada de la Asociación de Actores y Directores Profesionales de Cataluña. Finalmente, en la tercera mesa sobre música, llegó el turno de Félix Buget, propietario de la discográfica Blanco y Negro Music, y de Antònia Folguera, responsable de Comunicación de Sónar+D, Ovalsound, Reactable y Disbood. Esta última sesión fue moderada por Isabel Villanueva, vicedecana de la Facultad de Ciencias de la Comunicación.

Dado la variedad de ponentes, los temas que salieron fueron, también, bastante dispares y, a veces, incluso polémicos o con tono de queja, como el que afirmó Montalà, hablando de la dependencia del share televisivo: “Nos ha hecho mucho daño; a menudo ponemos todos nuestros esfuerzos en lanzar un programa, y a las dos semanas lo sacan por no tener suficiente share, cuando en realidad, el nuevo público consumidor son jóvenes de entre 20 y 30 años, que apenas se acerca a la tele, sino que utiliza mucho más Internet. Y esto no se tiene demasiado en cuenta”. A su vez, explicó el director de cine, “hay que educar la mirada: si no se nos enseña a mirar, no sabremos mirar”.

Uno de los grandes problemas existentes en este sector son los pocos recursos económicos que hay por la cultura y, a menudo, la poca consideración que se tiene con los artistas. “No es una cuestión de ego –comentó Mercè Montalà–, sino que nuestra profesión es un acto de servicio. Yo he trabajado en teleseries, pero no podemos olvidarnos de que han sido compañía de mucha gente que vive sola, o que está internada en un hospital o residencia”.

En esta línea, poniendo en evidencia el incremento del IVA del 8 al 21 %, Carme Tierz apostó por tratar de mostrar la cultura “como algo que nos alimenta, que no es un bien superfluo”; sería necesario, decía Montalà, “una ley de mecenazgo que facilitara mucho el acceso a la cultura y solucionaría muchas cosas”.

A la vez, todos los ponentes reconocían el cambio que ha experimentado este mercado en los últimos años. “La tecnología ha traído muchos beneficios al público y creadores de música –dijo Folguera–, pero como contrapartida, se ha dejado de dar valor económico a la música y a menudo se valora más el continente (el iPod o lo que sea) que el contenido”. De hecho, siguió Buget, “hoy, cualquier creación artística que esté sujeta a la digitalización hace que el artista deje de ser rápidamente el propietario de su obra”. “Debería haber –decía el de Blanco y Negro– una regulación que protegiera realmente a los autores de música”.

El acto, que duró gran parte de la tarde, lo concluyó por la vicedecana de la Facultad de Ciencias de la Comunicación, Isabel Villanueva. La profesora de Música Aplicada se refirió a la importancia de que “haya cultura, pero con riqueza”, y finalmente añadió: “Tenemos que apostar no por generar públicos, sin más, sino públicos agradecidos y fieles”.