La XXIV edición del Taller Vertical finaliza con cuatro propuestas de cultura urbana participativa para Barcelona

16/09/20
Comparte esta información

Los estudiantes plantearon intervenciones efímeras para las calles que forman parte del programa “Obrim carrers” del Ayuntamiento de Barcelona

La XXIV edición del Taller Vertical finaliza con cuatro propuestas de cultura urbana participativa para Barcelona
'Play with your own public space!’, A research of Urban Portable Scenarios, Lab.pro.Fab

El pasado 8 de septiembre tuvo lugar la sesión de cierre de la XXIV edición del Taller Vertical de UIC Barcelona School of Architecture desarrollada, por primera vez, en formato en línea bajo el título “¡Ponlo sobre ruedas! Movilizando la flota cultural ciudadana”. Durante ocho días, 140 estudiantes de segundo a quinto curso del Grado en Arquitectura trabajaron en equipos para desarrollar cuatro propuestas orientadas a la conceptualización de nuevos modelos de cultura urbana participativa en Barcelona, tomando como referencia las vías que forman parte del programa “Obrim carrers” del Ayuntamiento de Barcelona: la calle Aragó, la Via Laietana, la calle Gran de Gràcia y Creu Coberta, en Sants.  

“En un momento en el que la cultura está más afectada que nunca y se está replanteando el uso y diseño del espacio público, el objetivo ha sido reimaginar las calles para los peatones, donde la cultura se entienda como vehículo de convivencia e interacción. Esto ha llevado a replantear no solo el rol de la cultura en la calle, sino también aspectos y conceptos urbanos transversales como la ciudadanía, el derecho a la calle, el derecho a la naturaleza, la movilidad o la ecología”, destacan los directores del taller, Raquel Colacios y Alejandro Haiek. 

GRACIOSKA

El primer grupo de estudiantes, liderado por Nashira Covarrubia y Eva Damià, intervino en la calle Gran de Gràcia con el objetivo de democratizarla para dotarla de nuevas funciones y facilitar representaciones culturales de todo tipo. Para ello, los alumnos diseñaron un dispositivo flexible, consistente en un camión portador de varios módulos plegables que, a su vez, pueden ser remolcados con bicicleta para extender las actividades performativas por toda la vía. Los usos de los módulos, así como su localización, son variables y corren a cargo de la propia comunidad. 

The Green Rolling Carpet 

La propuesta del segundo grupo, liderado por Luis Pimentel y Maria Barcina, actuó sobre la calle Aragó y busca revertir los efectos negativos de este gran eje de movilidad urbana, como son la alta contaminación acústica o la carencia de espacios verdes. La propuesta plantea conquistar la calle con cuatro camiones de diferentes tamaños que contienen el equipamiento necesario para el desarrollo de actividades culturales y sociales para la comunidad. A su vez, cada vehículo incorpora vegetación con el objetivo de renaturalizar la calle a modo de bosque urbano. 

Wrapped 

El tercer grupo, liderado por Irina Urriola y Octavio Pérez, desarrolló su propuesta en la Via Laietana, otro gran eje de movilidad que conecta el centro de la ciudad con el mar. El proyecto toma como referencia seis plazas que se extienden a lo largo de toda la vía y plantea la diversificación de su actividad social y cultural mediante la instalación de un dispositivo móvil, consistente en una gran malla, elaborada con redes de pesca recicladas, suspendida mediante el uso de camiones grúa. El dispositivo actúa, en si mismo, como un artefacto artístico y facilita la conquista de la calle por parte de las personas. 

Green Wheels 

La propuesta del cuarto grupo, liderado Valentina Mion y Nacho Vallhonrat, interviene en la calle de la Creu Coberta, en Sants. Partiendo de los principios de la sostenibilidad medioambiental y del concepto de ciudad de 15 minutos, la propuesta plantea la creación de una “caravana verde” formada por varios contenedores móviles que buscan devolver la naturaleza a esta vía ofreciendo espacios de cultivo a los vecinos. El proyecto incluye un plan de actividades definido basado en criterios medioambientales y en el principio de participación ciudadana. 

Las cuatro propuestas fueron evaluadas por los profesores del taller y por la técnica de programación de la Fira de Tàrrega, Maria Capell, quien destacó la altura y solidez de los proyectos. “Durante los últimos meses, a medida que el turismo iba disminuyendo en Barcelona, hemos visto cómo la gente ha ido reconquistando el espacio público y ha podido disfrutar de las calles como hacía tiempo que no ocurría. Es interesante ver cómo todas las propuestas inciden en esa idea de recuperación de las calles por parte de la gente”, afirmó. “Las propuestas han nacido de un análisis profundo de la ciudad en el que los alumnos han introducido conceptos transversales básicos para una ciudad humana y saludable. Han diseñado estrategias que se mueven entre escalas y, tomando como referencia la necesidad de formular nuevos modelos de cultura urbana, han sido capaces de introducir conceptos relacionados con el empoderamiento ciudadano, la interacción social o la nueva ecología” destacan, por su parte, Raquel Colacios y Alejandro Haiek.