Periodoncia

La periodoncia es una rama de la odontología que trata las enfermedades de las encías y del hueso que sostiene los dientes.

Hay dos grandes grupos de enfermedades periodontales: las gingivitis y las periodontitis. Conocemos como gingivitis las enfermedades que afectan a las encías, es decir, los tejidos blandos que protegen los dientes. Por otra parte, conocemos por periodontitis un grupo de infecciones que afectan no sólo el hueso que sujeta los dientes sino también otros tejidos como el ligamento periodontal y el cemento radicular.

La causa principal de la enfermedad periodontal son las bacterias que habitan en la boca y que se depositan en los dientes y encías. Cuando el número de estas bacterias aumenta en exceso, se pueden producir lesiones en los tejidos.

Hay factores agravantes como el tabaco y algunas enfermedades, como la diabetes, entre otros.

Síntomas

El síntoma más frecuente de la enfermedad periodontal es el enrojecimiento de encías así como el sangrado espontáneo o con el cepillado. También hay otros síntomas como mal olor o mal sabor de boca, la sensibilidad de los dientes al frío y al calor, cambios en la posición original de los dientes, dientes más alargadas, dolor o, incluso, movimiento de los dientes.

Si la enfermedad periodontal no se trata, normalmente progresa hasta la pérdida progresiva de los dientes. Hasta llegar al extremo de pérdida dental se pasa por una serie de fases en las que se produce pérdida de tejidos de soporte dental, mayor sensibilidad dental y, por tanto, problemas en la masticación oa la hora de tomar alimentos y bebidas frías y calientes.

El edentulisme o falta de piezas dentales puede dar lugar a problemas a la hora de masticar, problemas de tipo estético o, incluso, problemas psicológicos.

Tratamiento de las enfermedades periodontales

En el caso de la gingivitis, el tratamiento consiste generalmente en hacer limpiezas en la Clínica con el instrumental adecuado, cuidar la higiene bucal en casa mediante un cepillado correcto y corregir factores que favorecen la acumulación de bacterias. A veces, el uso de sustancias antimicrobianas también son convenientes.

En cuanto a la periodontitis, el tratamiento inicial consiste también en hacer limpiezas profundas en la Clínica con el instrumental adecuado, cuidar la higiene bucal en casa mediante un cepillado correcto y corregir factores que favorecen la acumulación de bacterias y que, por tanto, empeoran la progresión de la enfermedad. A veces, después de la valoración inicial del tratamiento, habrá que hacer tratamientos quirúrgicos encaminados a frenar el avance de la enfermedad y en la corrección de defectos estéticos que hayan podido surgir.

Un control favorable de la enfermedad periodontal requiere un programa orientado a mantener y mejorar los resultados del tratamiento inicial, así como prevenir la aparición de nuevas enfermedades. Es una etapa fundamental del tratamiento periodontal y la única manera de conseguir el control de la periodontitis a largo plazo.

Preguntas y respuestas

Qué solución si aparece alguno de estos síntomas en mis implantes?

En caso de que la sintomatología concuerde con una mucositis, es decir, que únicamente el tejido blando esté enfermo, hacer un tratamiento basado en limpiezas en la Clínica con el instrumental adecuado, llevar una correcta higiene bucal en casa basada en el uso de una técnica de cepillado concreta y usar las sustancias antimicrobianas que te prescribirá el periodoncista será suficiente para tratar este tipo de enfermedad.

En caso de que la infección no se limite únicamente al tejido blando, sino que el hueso que sujeta el implante también esté afectado, y que seamos, por tanto, ante una periimplantitis, se aplicarán una serie de tratamientos quirúrgicos dirigidos a frenar el proceso de la enfermedad para evitar que avance y, en algunos casos, se podrá regenerar una parte del hueso perdido, aunque hay que tener en cuenta que este último tipo de técnicas son menos predecibles hoy en día.

Por otra parte, es posible utilizar algún tipo de cirugía que permita cambiar la calidad de los tejidos blandos alrededor de los implantes, de forma que ello permita mejorar la higiene bucal alrededor de los tejidos, o incluso corregir defectos estéticos que hayan podido surgir.

Como puede prevenir que surjan problemas con relación a sus implantes?

En primer lugar es básico llevar a cabo una correcta higiene bucal de los implantes. En la Clínica Universitaria, los alumnos que os tratan os explicarán cómo puede hacerlo correctamente para mantenerlos limpios y que estén saludables. Sin embargo, hay factores de riesgo importante. Si, por ejemplo, ha sufrido o sufre una enfermedad periodontal es necesario que se haga visitas de tratamiento periodontal con la frecuencia que le indiquen los alumnos de Periodoncia.

Algunos desórdenes metabólicos como la diabetes, junto con una mala higiene oral o la presencia de piorrea, pueden afectar negativamente a los implantes. Por ello, es importante que el control de la enfermedad sea adecuado. Otro gran enemigo de los implantes es el tabaco. Debe ser conscientes de que fumar aumenta el riesgo de que los implantes no funcionen.

¿Qué pautas de higiene a seguir con los implantes?

Cada tipo de rehabilitación pide unas pautas de higiene oral concretas. Es decir, no requiere la misma técnica de cepillado una boca que únicamente presenta un implante para reemplazar un diente que falta que una cavidad oral que se ha rehabilitado con varios implantes colocados estratégicamente y que pueden estar colocados a cierta distancia unos de otros.
¿Con qué frecuencia tiene que hacer visitas de mantenimiento si lleváis implantes?

Durante el primer año después de la colocación del implante es recomendable que se haga una visita de mantenimiento cada 4 meses. Posteriormente, si es un paciente sano desde el punto de vista periodontal, es decir, que no sufre ningún tipo de enfermedad en las encías, bastará por visitar cada 6 meses. En caso de haber sufrido periodontitis o piorrea con hacer visitas de mantenimiento, es decir, cada 3 o 4 meses.

Recomendaciones de nuestros especialistas tras una intervención periodontal

  • Es muy posible que salga un poco de sangre por la herida, que la parte de la cara cerca de la zona operada se inflame y que note un exceso de salivación. Si observa que se produce una hemorragia, póngase una gasa pequeña y comprima la zona intervenida durante media hora. Si desea, puede colocar hielo en una bolsa de plástico y ponerse a la parte de la cara afectada. Hacedlo durante 15 minutos cada hora durante las tres primeras horas después de la intervención.
  • Las primeras noches después de la intervención, procure dormir con la cabeza ligeramente más elevado que el resto del cuerpo.
  • Haga una dieta blanda y a temperatura ambiente.
  • Póngase vaselina o alguna otra pomada lubricante en la comisura de los labios, tres o cuatro veces al día, en caso de que observe molestias en este punto (sensación de labios cortados).
  • Como sucede con cualquier intervención quirúrgica, el reposo de la zona operada es muy importante para favorecer la cicatrización y reducir la posibilidad de dolor, hemorragia e inflamación. Evitar esfuerzos excesivos de cualquier tipo. Puede hacer vida normal, pero intente reducir la actividad física durante los primeros días.
  • Es aconsejable limitar el uso de tabaco o no fumar los 7 primeros días después de la intervención así como limitar la ingesta de alcohol los cuatro primeros días.
  • Esperamos que los días posteriores a la intervención transcurran sin ningún problema. En caso contrario, no dude en ponerse en contacto con nosotros.