Julio Fernández, padrino de graduación: “la enfermería es la voz, las manos y la fuerza de los pacientes”

14/06/19
Comparte esta información

Julio Fernández, enfermero y director de Gestión Sanitaria de la Generalitat Valenciana fue el padrino de la graduación de Enfermería y del Máster Universitario en Investigación Clínica. En su intervención, instó a los recién graduados a que fueran “los líderes del cambio de la enfermería”

Julio Fernández, padrino de graduación: “la enfermería es la voz, las manos y la fuerza de los pacientes”

En su discurso, Fernández habló de la profesión de la enfermería, “una profesión que te convierte en la voz, las manos y la fuerza de los pacientes cuando a estos les fallan”. También afirmó que se trata de una profesión cada día más valorada por la sociedad, pero que aún tiene “una larga tarea para convertirse en lo que debe ser y esa tarea empieza con el compromiso de cada uno de nosotros”. En este sentido, instó a los nuevos graduados a que lideraran este cambio. 

Como nuevos profesionales de la enfermería, el padrino les recordó que “debéis cuidar a las personas, pero darles también algo más: educarlas en materia de salud para que exijan el mejor sistema sanitario, los mejores recursos y las mejores condiciones para tener un mundo sostenible, saludable y más justo”. 

Fernández habló también de la Universidad. “Estoy convencido de que vuestro profesorado os ha transmitido valores: la pasión por el esfuerzo, el rigor y por la ciencia. Os ruego que llevéis esa pasión cada día a vuestra vida, que pongáis pasión en todo lo que hagáis”. Y por último les insistió en que volvieran siempre a la Universidad “no olvidéis que UIC Barcelona os abrió las puertas a un futuro mejor”. 

Tras el discurso del padrino tuvo lugar la entrega de diplomas de graduación y los discursos de los delegados del grado y máster. El acto fue clausurado por la vicerrectora de Comunidad Universitaria, Belén Zárate, que felicitó a los nuevos graduados y agradeció la confianza puesta en UIC Barcelona para estos años de formación. El acto acabó con el tradicional canto del himno universitario, Gaudeamus Igitur.