El uso de la nanomedicina puede ayudar a hacer frente a la resistencia a la quimioterapia en el tratamiento del cáncer de mama

15/07/20
Comparte esta información

Así lo corrobora un estudio de revisión liderado por UIC Barcelona, en el que se abordan estrategias para evitar la resistencia a los tratamientos contra el cáncer y así mejorar su eficacia

El uso de la nanomedicina puede ayudar a hacer frente a la resistencia a la quimioterapia en el tratamiento del cáncer de mama
Imagen de células cancerosas
En los últimos años, han mejorado los métodos de diagnóstico y terapéuticos en el cáncer de mama, sin embargo, afrontar la resistencia a la quimioterapia sigue siendo uno de los mayores retos. Por este motivo, investigadoras de UIC Barcelona han realizado un estudio que analiza los mecanismos de entrada de los fármacos quimioterápicos en las células cancerosas de mama y al mismo tiempo hace una revisión de los procesos de resistencia relacionados con estos mecanismos.
 
El trabajo, titulado “Drug uptake-based chemoresistance in breast cancer treatment”, ha sido publicado recientemente en la revista Biochemical Pharmacology y es fruto de la investigación de la profesora Helena Muley, autora principal, en colaboración con la Dra. Núria Casals, responsable del Grupo de Neurolípidos de UIC Barcelona, la Dra. Rosalía Rodríguez y la Dra. Rut Fadó.
 
“Gran parte del estudio se focaliza en hacer frente a esta resistencia mejorando la entrada de fármacos en los tumores con, por ejemplo, el diseño de nanomedicinas”, explica Muley. “La entrada del fármaco en la célula cancerosa es fundamental para que este pueda llegar al lugar dónde realiza su acción. Aumentar esta entrada permite dar dosis menores de quimioterapia consiguiendo una igual o mayor eficacia y de este modo, se reducen los efectos adversos que se derivan de estos tratamientos”.
 
 
 
Tal y como muestra el artículo, gracias a la nanomedicina, las nanopartículas aprovechan los procesos químicos y físicos del cuerpo humano para hacer llegar de forma camuflada los fármacos necesarios al interior de las células cancerosas y mejorar así su eficacia y reducir los efectos adversos. Mejorar las estrategias contra la quimiorresistencia supondrá un gran paso en la lucha contra el cáncer de mama.