Se presenta una biografía de Wislawa Szymborska

09/11/16
Comparte esta información

El 3 de noviembre se presentó en el Salón de Grados de UIC Barcelona Trastos y recuerdos, una biografía de Wislawa Szymborska (1923-2012), premio Nobel de Literatura en 1996. Anna Bikonta, coautora de la obra junto con Joana Szczesna, explicó las dificultades que tuvieron para poder acometer este trabajo. En el acto, estaban presentes el cónsul general de la República de Polonia, Sr. Marek Ciesielczuk, y la Sr.a Iwona Malecka, de la Asociación Catalano-Polaca. La Dra. Judith Urbano, decana de la Facultad de Humanidades, introdujo la presentación, que comenzó con la lectura de dos poemas de Szymborska, uno a cargo del profesor Xavier Ecribano y otro, de Gaston Gilabert.

Anna Bikonta comentó que Szymborska no se ocupaba de muchas cosas más que de escribir poesías. “Y todos sus poemas caben en un libro que no es muy grueso”. La poetisa aseguraba que la herramienta básica que debería utilizar todo buen poeta era el cubo de la basura, y tenía una opinión muy concreta de cómo se debería escribir cualquier biografía: no tratando de cosas oficiales, sino más profundas. Por eso Anna Bikonta y Joana Szczesna no lo tuvieron nada fácil.

Szymborska debutó como poeta después de la guerra. Creyó en las promesas del comunismo, aunque las abandonó en 1966, acto que tuvo mucho mérito porque en aquella época en Polonia la gente tenía miedo de las posibles represalias que ello conllevaba.

Era una mujer austera, se empeñaba en imprimir los mínimos ejemplares de su obra, porque pensaba que sus poemas solo podían ser para las personas que estaban verdaderamente interesadas. Después de recibir el Premio Nobel se cambió de piso, donde solo había dos habitaciones. Bikonta aseguró que “este premio le supuso perder el equilibrio de su vida personal. Se comportó como si no lo hubiera recibido. Es decir, casi no concedía entrevistas ni atendía a la prensa. Hablaba del hecho de reservarse como una característica muy importante de las personas”. Como anécdota, explicó que en una ocasión alguien le preguntó a quién querría conocer, y ella dijo que a Václav Havel, escritor y político checo; a Jane Goodall, primatóloga y antropóloga, y al director de cine Woody Allen. Consiguieron reunir a Goodall y a Allen, pero ella no se presentó a la cita.

Durante el acto se proyectaron una treintena de fotografías de varios collages hechos por Szymborska que no se habían visto nunca antes. Los confeccionaba con recortes de revistas de moda que encargaba a sus amigos que viajaban al extranjero y ella se los enviaba en Navidad.