Sobre las TIC: «No estamos diciendo si es bueno o es malo; lo que estamos diciendo es que hay que investigar»

22/02/15
Comparte esta información

El miércoles 18 de febrero, tuvo lugar, en la Facultad de Educación de la UIC, la primera sesión del ciclo de conferencias de formación continua Edu_aldia. En esta ocasión, el filólogo y periodista consultor de comunicación, Domingo Malmierca, habló sobre el uso y abuso de las nuevas tecnologías en el mundo educativo.

Sobre las TIC: «No estamos diciendo si es bueno o es malo; lo que estamos diciendo es que hay que investigar»

“Cierra los ojos”, dijo el profesor a uno de los niños de su clase. “Cierra los ojos y escucha el ‘tango de Roxanne’ en Mouline Rouge. Cierra los ojos y fíjate en los violines; solo en los violines… –¡Ostras! ¡Nunca me había fijado! –Efectivamente. ¿Te has dado cuenta de qué te he pedido? Que cerraras los ojos; que no te distrajeras en nada más”.

Era un ejemplo que contaba Malmierca, para hablar de las cosas positivas y negativas que pueden tener las nuevas tecnologías. “Son muchos inputs que recibimos cada día y nos distraen de lo que es realmente importante; las herramientas digitales nos han ordenado muchas cosas, pero lo cierto es que nos implican poner menos esfuerzo en lo que hacemos y nos cuesta poner atención”.

Partiendo de aquí, el ponente de esta primera sesión Edu_aldia remarcó la necesidad de investigar sobre las tecnologías en el aula. “No estamos diciendo si es bueno o es malo; lo que estamos diciendo es que hay que investigar. Es urgente, pues, que las entidades –públicas y privadas– metan dinero para estas cuestiones y que dejen trabajar en ellas. Son herramientas –aseguraba Malmierca– que han venido para quedarse, pero es necesario que las conozcamos bien”. Y se preguntaba: “Son útiles, sin embargo, ¿las hemos metido demasiado pronto a la educación?”.

En este sentido, Domingo Malmierca apuesta para ir a las raíces, “pedir permiso a los padres y decirles que estás experimentando con sus hijos. Pero sobre todo, no creo que sea una cuestión de normas y de control parental, sino de valores y de educación”.