“70 m2” se erige como la propuesta ganadora de la vigésimo segunda edición de Taller Vertical

26/09/18
Comparte esta información

En esta nueva convocatoria los alumnos de UIC Barcelona School of Architecture intervinieron en el canal histórico del Rec Comtal

La recuperación para los vecinos de Vallbona de los antiguos espacios agrícolas situados en el entorno del Rec Comtal está detrás del proyecto ganador de la XXII edición del Taller Vertical. “70 m2”, una propuesta dirigida por los arquitectos Adrià Guardiet y Sandra Torres, ha sido la ganadora de la nueva edición del Taller Vertical de UIC Barcelona School of Architecture que, este año, llevaba por título “The Rec Comtal in Vallbona” y contó con la coordinación del profesor Íñigo Ugalde. 

El proyecto ganador se basó en un estudio de los metros cuadrados de espacio libre en Vallbona y su proporción respecto al número de habitantes del barrio. De esta forma, los alumnos que llevaron a cabo la propuesta plantearon, de forma sutil, la asignación del espacio correspondiente a cada vecino del barrio para que, sirviéndose de las aguas del antiguo canal del Rec Comtal, se pudiese recuperar esos metros cuadrados de tierra como espacio productivo. 

La formalización final de la propuesta consistió en la parcelación simbólica de una parte de ese espacio público, actualmente en desuso. Mediante estacas e hilo —y utilizando la metodología del llamado land art— se delimitaron las parcelas. Para dotar al proyecto de mayor simbolismo, en una plaza definida entre las calles de Oristà y Pierola se instaló una parcela productiva de 70 m2 en medio del pavimento. 

Esta nueva edición del Taller Vertical, celebrada entre los días 3 y 13 de septiembre, contó con la dirección y la subdirección de los arquitectos Carles Enrich y Andrés Lupiáñez que, en los últimos años, han trabajado en planes y proyectos estratégicos para la recuperación del Rec Comtal. El trabajo de los alumnos fue valorado por un jurado intermedio, representado por el estudio de arquitectos Arenas Basabe Palacios. La evaluación y fallo final tuvo lugar en la tarde del 13 de septiembre en el Casal de Barrio de Vallbona y fue a cargo del propio Carles Enrich y de Xavier Ros, del despacho H Arquitectes. En el acto, que contó con la participación de asociaciones vecinales, se proyectaron además los vídeo resúmenes y los paneles de cada proyecto. El director de la escuela, Josep Lluís i Ginovart, realizó una visita a las instalaciones antes del acto de entrega del premio final y destacó “la altura de los proyectos de los alumnos que, en solo diez días, han logrado generar instalaciones orientadas a la puesta en valor de una infraestructura fundamental para la historia de la ciudad de Barcelona”.

Los otros proyectos

En esta XXII edición del Taller Vertical, los alumnos de segundo a quinto del Grado en Arquitectura se dividieron en cuatro grupos para el desarrollo de cuatro proyectos diferentes. Además del ganador, los estudiantes llevaron a cabo los siguientes proyectos:

“Have Fun”: Dirigido por los profesores Albert Jové y Sandro Mistrali. La intervención consistió en diseñar un elemento que pudiera proveer de sombra y asiento al usuario, así como la posibilidad de disponer de una superficie horizontal de trabajo o de exposición de productos. El emplazamiento elegido fue la zona del Rec Comtal habilitada para baños. 

“Rec productiu”: Dirigido por los profesores Anna Gutiérrez y Álvaro Cuéllar. El grupo de alumnos detectó una superficie desaprovechada en los muros de contención de la carretera que conecta Vallbona con Torre Baró. Los estudiantes propusieron una estructura colgante, rasante al muro, y que permitiese colgar nidos y vegetación. También se habilitó un espacio de exposición de productos en la parte inferior. Para el regado del jardín productivo vertical, se instaló un prototipo de “bici-bomba” que permite la extracción directa de agua desde el canal. 

“Wired”: Liderado por los profesores Laura Bonell y Daniel López Dòriga, esta instalación consistió en un bosque de bambú suspendido del techo del puente que une Vallbona con Torre Baró. Se buscaba destacar, de manera artística, ese punto en el que el antiguo canal del Rec desaparece al pasar a ser subterráneo.