Implantes

Si ha perdido uno o varios dientes, no se preocupe: los avances en implantología ofrecen varias soluciones.

Los implantes dentales son pequeños elementos cilíndricos de titanio que se instalan en el hueso gracias a una pequeña intervención quirúrgica. Actúan como raíces de los nuevos dientes. Sobre el implante se coloca una corona, que es la parte visible.

Los implantes dentales son la opción de tratamiento más avanzada para la sustitución de piezas dentales. Están diseñados como una solución duradera pensada para recuperar la sonrisa y la función de masticación que tenía con sus dientes naturales.

Tanto los odontólogos como los médicos con formación en especialidades quirúrgicas de la cavidad oral son los profesionales capaces de hacer tratamientos con implantes y de hacerse cargo de la posterior rehabilitación.

Después de la intervención quirúrgica y de la rehabilitación posterior, es imprescindible establecer un plan de revisiones periódicas. Si nota cualquier cosa, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

Los implantes dentales se pueden utilizar en muchos pacientes. Sin embargo, hay que hacer un estudio minucioso de cada caso mediante la historia clínica del paciente, la exploración física y pruebas radiológicas complementarias con el objetivo de poder hacer una buena planificación del caso y, de este modo, conseguir la satisfacción tanto desde el punto de vista funcional como estético del paciente.

Ventajas de los implantes

Las ventajas de los implantes dentales respecto a otros tipos de tratamientos son diversos: estéticos, de comodidad, de durabilidad, de salud, e higiénicos.

Con los implantes dentales conseguimos una sonrisa que nos hará sentir más cómodos y seguros. Al mismo tiempo, permitirá que la masticación se produzca con normalidad.

Preguntas frecuentes

Es posible que tenga dudas en cuanto a la implantología. A continuación os ayudaremos a resolver las cuestiones más habituales con relación a este tipo de intervención.

  • ¿Por qué es recomendable hacer un tratamiento con implantes?

Cuando se pierde un diente o cuando tenemos que sustituir un diente en mal estado, los implantes son, en la mayoría de los casos, la mejor alternativa.

Con la pérdida de un diente, el hueso donde se alojaba inicia un proceso de desaparición gradual. La colocación del implante interrumpe el proceso de reabsorción del hueso.

  • ¿Qué diferencia hay respecto de las soluciones clásicas?

Las soluciones antiguas para la pérdida de dientes (puentes, aparatos removibles, etc) tienen el inconveniente de que no interrumpen la pérdida del hueso, asociada a la pérdida del diente y, además, deben apoyarse en dientes vecinos que acaban sufriendo un exceso de carga. Además, se trata de soluciones que, a veces, no tienen tanta calidad estética o no son tan cómodos como los implantes.

  • Es un proceso doloroso?

Las intervenciones con implantes no son dolorosas ya que se hacen con anestesia local. Para los casos más largos y complicados, nuestros anestesistas utilizan, además, técnicas de sedación.

  • Se puede colocar más de un diente en la misma operación?

Algunos casos, estudiados y bien planificados, permiten la colocación de más de un diente en una misma intervención quirúrgica.

Se trata de una prótesis provisional que se coloca durante las primeras 24 horas posteriores a la cirugía. La prótesis fija se colocará pocos meses después de la cirugía. Es imprescindible la planificación previa para valorar cada caso.

  • ¿Qué mantenimiento requieren los implantes?

El mantenimiento de los implantes es similar al del resto de los dientes. Una vez colocados, requieren cuidados de higiene como el cepillado de dientes normal de cada día. Es necesario también que se hagan una revisión una vez al año con personal de la Clínica.

Recomendaciones de nuestros especialistas tras una intervención

  • Morder una gasa durante 20 minutos después de la intervención.
  • Si una vez retire la gasa el sangrado es anormal, doble la gasa y colóquela sobre la zona intervenida y muerda la gasa durante 30 minutos, de forma que tenga en cuenta la presión sobre la herida (esta operación se puede repetir varias veces).
  • No enjuage ni aclarare la herida con ningún líquido durante las primeras 24 horas posteriores a la intervención. Al enjuagar la boca se puede desprender el coágulo y volver a sangrar, y retrasarse, de esta manera, el proceso de cicatrización.
  • Mientras dure el efecto de la anestesia, sobre todo en niños, es importante no morderse los labios, la lengua o las mejillas.
  • Durante los primeros días debe ingerir alimentos blandos o triturados, a temperatura ambiente o fríos.
  • Al día siguiente de la intervención, puede enjuagarse el colutorio que destacamos. Es importante que mantenga una correcta higiene bucal. De lo contrario, pueden surgir complicaciones que pueden provocar el fracaso del tratamiento.
  • Para evitar que se inflame excesivamente la zona de la cara que ha sido intervenida, colocar durante las 2 o 4 primeras horas posteriores a la intervención una bolsa de hielo o toallas frías. Póngase la bolsa o las toallas durante cinco minutos y retire la foto durante cinco minutos más para evitar que la pila se enfríe en exceso.
  • No fumar durante los primeros días. Recuerde que el tabaco es un factor de riesgo que puede contribuir al rechazo de los implantes y puede suponer complicaciones postoperatorias.
  • Ha sido sometido a una intervención quirúrgica por lo que es normal que se produzca un proceso inflamatorio, que la zona operada se inflame y que sienta molestia o dolor más o menos intensos según la complejidad de la intervención. También es normal que aparezcan morados. Todo ello mejorará con la mediación y al cabo de pocos días ya os habrá pasado. Recuerde de no tocarse la zona intervenida ni los puntos de sutura con la lengua.
  • No olvide tomar la medicación indicada (en caso de intolerancia a la medicación, no la tome y contacte con la Clínica lo antes posible).
  • Es muy importante que siga el calendario de visitas de control y de revisiones acordado con el dentista.