M.ª Eugènia Gay: “El Derecho es el arte de las cosas buenas y justas”

10/07/19
Comparte esta información

La madrina de la promoción fue la decana del Ilustre Colegio de la Abogacía de Barcelona

M.ª Eugènia Gay: “El Derecho es el arte de las cosas buenas y justas”

El pasado 5 de julio se celebró el solemne acto de graduación de los alumnos del Grado en Derecho y del Máster Universitario en Abogacía salientes de la promoción 2017-2018 de UIC Barcelona. 

La decana de la Facultad, Pilar Fernández fue la encargada de inaugurar el acto oficial. Tras el discurso de bienvenida, la vicedecana del profesorado, la Dra. Montse Gas, presentó a la madrina de promoción y decana del Ilustre Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) M.ª Eugènia Gay, que impartió la lección magistral del acto de graduación de este año. 

“El Derecho es el arte de las cosas buenas y justas, y la historia de la humanidad está ligada a su elaboración y perfeccionamiento para obtener el ideal de justicia”, afirmó la madrina de la promoción dirigiéndose a los recién graduados.

Tras la entrega de diplomas, la subdelegada de cuarto de Derecho, María Cañas, se dirigió así a padres y profesores: “Habéis hecho de nuestros éxitos los vuestros y nos habéis enseñado que nuestros fracasos son un camino para mejorar”. A continuación, intervino la delegada del curso, Elena Almendáriz, que dirigiéndose a sus compañeros señaló que “cada uno, con sus talentos, autenticidad y virtudes ha aportado valor a esta gran generación”. Además, dedicó unas palabras de agradecimiento a la Universidad y aseguró que “la humanidad, la rigurosidad, el espíritu crítico, la solidaridad y la excelencia personal que enseña la carrera de Derecho pocas carreras lo transmiten a sus alumnos”.

Por último, la decana pronunció el discurso de clausura del acto apelando al “sentido de lo bueno y lo malo” de los alumnos que, aseguró, sería “un punto de referencia, un centro de gravedad que se mantendrá firme y sólido” en una carrera que “exige una continua adaptación por su novedad constante”. Asimismo, les animó a actuar como “arquitectos de la sociedad, defensores de ideales y protectores de las libertades de los ciudadanos”. El acto culminó con el canto del tradicional Gaudeamus Igitur.